Empaque y envío: procesos críticos en la operación del almacén

Muchos almacenes / centros de distribución invierten demasiado tiempo y esfuerzo optimizando los procesos de recepción, acomodo (putaway/slotting) y surtido (picking) con el objetivo de acelerar su capacidad de procesar las ordenes de los clientes. Sin embargo, pasan por alto los procesos finales de empaque y envío que son los más visibles a los clientes y los que determinan el nivel de servicio que su operación ofrece.

Los procesos de empaque y envío típicamente se vuelven un problema a resolver cuando se forman los cuellos de botella, el transporte esta esperando en los andenes y las ordenes no están listas para ser cargadas, sin embargo cuando esto no está sucediendo nos acostumbramos a que estos dos procesos llevan su tiempo sin tomar en consideración que son determinantes en el flujo de dinero de la empresa, por que lo más rápido que podamos despachar los pedidos, podremos facturar y cobrar en un menor lapso de tiempo y al final de día tendremos un cliente satisfecho.

Si no ha examinado a fondo estos dos procesos, es tiempo de darles la atención necesaria y acelerar su funcionamiento y tomar ventaja de un sin número de opciones tecnológicas que existen en el mercado que le van a permitir competir con centros de distribución de clase mundial, recordando que hoy por hoy esa tecnología está al alcance de la empresa mediana.

¿Qué es lo que está alentado la ejecución de estos procesos en tu almacén?
La mayoría de las operaciones entienden como medir productividad (la velocidad a la que el personal puede empacar y enviar los pedidos, pero pasan por alto todos los factores o procesos secundarios que positiva o negativamente afectan su ejecución, detalles como empaque, etiquetado, verificación, cierre de cajas, emplaye de tarimas, documentación, etc., hasta que la orden está a pie de andén para ser cargada al transporte.

Una vez que hallas observado con un alto nivel de detalle estos procesos y determinado con la mayor exactitud posible los tiempos y movimientos que se realizan, mano de obra y equipamiento utilizados estarás en una mejor posición de eliminar pasos redundantes haciendo tu proceso más eficiente.

Exactitud: ¿Cómo prevenir errores?

Entregar el producto correcto en el óptimo tiempo y mínimo costo posible es el objetivo que debe tener en la mira en cualquier operación y es donde los sistemas manuales interfieren en su logro por falta de efectividad. En una operación manual solo hay dos alternativas: contratar personal adicional para mejorar los tiempos o asignar la verificación al personal de las estaciones empaque.

Con la automatización del centro de distribución a través de la implementación de un Sistema de Gestión de Almacenes (WMS) y la utilización de la tecnología estos procesos pueden realizarse de manera rápida y exacta sin incurrir en gastos adicionales de personal.

Tecnología como tu socio de negocios

Los procesos de empaque y envío en lo que a ingresos se refiere son críticos para el centro de distribución – cada vez que una orden es embarcada es como el ring de una caja registradora, significa que estás listo para facturar y poder iniciar tu labor de cobranza. Es el punto crucial del almacén para poder despachar una orden rápida y eficientemente sin errores y con la documentación correcta.

Nuestro equipo de consultores pueden ayudarlo a identificar los puntos donde existe oportunidad de mejora para poder lograr estos objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *